Narcotour

NarcoTour

Este es un proyecto académico de los estudiantes del curso de Periodismo Internacional del Pregrado en Comunicación Social de EAFIT.

Profesor Mauricio Builes Gil.

Correo: narcotour.medellin@gmail.com

Martes, 18 Julio 2017 23:03

Barrio Quirigua, una historia borrada

Escrito por Sofía Pérez y Luisa Salinas.
Así quedó el barrio momentos después de la explosión. Así quedó el barrio momentos después de la explosión. Archivo Campo Euribe Bareño

Han pasado 27 años desde que una explosión en el Barrio Quirigua, al noroccidente de Bogotá, acabó con la vida de 17 personas. Ocurrió un sábado 12 de mayo, previo al Día de la Madre. Cerca de las 4:15 de la tarde, un carro Fiat 147 explotó cargado con 100 kilos de dinamita. Este atentado, como muchos otros de la época, fue realizado por miembros del cartel de Medellín como presión al gobierno para que eliminara la extradición. Los sobrevivientes y familiares de las víctimas aún esperan la reparación prometida por El Estado.

Campo Euribe Bareño, odontólogo del barrio de toda la vida, se encontraba atendiendo a una paciente en el momento de la explosión. Aún conserva las cicatrices en las manos. Al igual que él, otras 150 personas quedaron heridas.

Según los sobrevivientes, El Estado prometió ayudas que nunca llegaron. Bareño dice que: “Ha habido más publicidad que hechos”. . Ese día, otras dos bombas explotaron en el país, una en el sector Niza de Bogotá, y otra en la ciudad de Cali. 13 personas más perdieron la vida.

A Luz Adriana González, víctima de la misma explosión, aún le tiembla la voz cuando intenta recordar lo que vivió ese día frente a su casa: “Pasan los años y nunca se hizo justicia”. Ya perdió la cuenta de los derechos de petición que ha entregado a las autoridades, pero la respuesta siempre ha sido la misma: no se puede hacer nada.

Los sobrevivientes recuerdan que días después de la explosión, el alcalde electo de la ciudad, Juan Martín Caicedo, los visitó y mandó una volqueta con bloques de cemento que no sirvieron para la reconstrucción pues las fachadas de los locales necesitaban otro tipo de materiales. Así mismo, el gobierno nacional prometió créditos y ayudas que nunca se materializaron.

Ángela Milena Gonzales, hermana de Luz Adriana, murió antes de cumplir los 9 años como consecuencia de la explosión. Foto: Archivo Luz Adriana Gonzales.

“Las víctimas de Pablo Escobar no tienen derecho a la reparación -dice Luz Adriana- porque según el gobierno, son víctimas de delincuencia común” y no del conflicto armado. Luz Adriana fue a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía, pero le dijeron que el proceso ya estaba cerrado. Es como si su historia de dolor hubiera sido borrada.