Narcotour

NarcoTour

Este es un proyecto académico de los estudiantes del curso de Periodismo Internacional del Pregrado en Comunicación Social de EAFIT.

Profesor Mauricio Builes Gil.

Correo: narcotour.medellin@gmail.com

Viernes, 02 Junio 2017 21:47

La Estrella no quiere recordar

Escrito por Maria Alejandra Carrillo, Pablo Valencia y Juliana Velásquez
La Estrella no quiere recordar Claudio Posada. Archivo: viztaz.org

 

Posiblemente, los habitantes del municpio de La Estrella, al sur del Valle de Aburrá, quieran olvidar su pasado: “¿Cuál es la averiguadera?, para que revivir el pasado, deja la preguntadera y abrite de aquí, maricón”, nos dijo un vecino del parque central cuando hacíamos reportería para esta nota.

Panorámica de la Estrella

Es un pasado marcado por la guerra de Pablo Escobar. Cuando él llegó a este municipio en 1975, compró terrenos y propiedades, encontró familiaridad con sus costumbres y tradiciones campesinas para vivir antes y durante su clandestinidad. Pero eso no fue lo único que sedujo a Escobar. Su ubicación estratégica, le posibilitó al jefe del cartel de Medellín escabullirse de los constantes retenes de las autoridades.

Fue en La Estrella donde nacieron varios de sus más temidos sicarios como Elkin Correa, Mario Alberto Castaño alias, “el Chopo”, Jorge González alias, “Jorge mico” y Rubén Darío Londoño Vásquez, alias "La Yuca". Este último reconocido por ser uno de los más despiadados y consumidor excesivo de bazuco. Paradójicamente, se postuló en 1985 como concejal de La Estrella con el aval del grupo político, Renovación Liberal.

 

Una de las esquinas del parque principal fue centro de operaciones de los hombres del cartel. Se trataba del bar “Los Trece Botones” y desde allí se planearon crímenes como, por ejemplo, el de la Bomba del Pandequeso, en el municipio de Itagüí.

“El Chopo llegó a los trece botones y al encontrar a Elkin Correa estrenando ropa de pies a cabeza, le dijo: yo al lado tuyo parezco un mayordomo. Inmediatamente salió. En un almacén exclusivo se vistió, también de pies a cabeza con Yves St Laurent. Al regresar muy engreído lo miró desafiante: ahora si podemos andar juntos, papacito. Y se sentó a tomar aguardiente y a escuchar la canción salsera Juanito Alimaña de Willy Colón, en la que sentía reflejada su vida”. Tomado del libro “La Parábola de Pablo” de Alonso Salazar Jaramillo.

Según la documentación periodística y las fuentes consultadas en el municipio, desde este bar también se ordenó el desplazamiento forzado de muchos de sus habitantes quienes no estaban de acuerdo con el accionar de los hombres de Pablo Escobar.

La Estrella hoy es una zona tranquila y polo del desarrollo del sector de la construcción del Valle de Aburrá. Sus habitantes saben el daño que les causó Pablo Escobar y su guerra y, tal vez por eso, parecen preferir el silencio.