Narcotour

NarcoTour

Este es un proyecto académico de los estudiantes del curso de Periodismo Internacional del Pregrado en Comunicación Social de EAFIT.

Profesor Mauricio Builes Gil.

Correo: narcotour.medellin@gmail.com

Viernes, 16 Junio 2017 21:55

La última casa de Pablo Escobar

Escrito por Valentina Gómez, Carla Palacios y Estefanía Fernández
Imagen que le dio la vuelta al mundo el día después de la muerte de Pablo Escobar. Imagen que le dio la vuelta al mundo el día después de la muerte de Pablo Escobar.

 

El lugar donde comenzó el final del cartel de Medellín, después de varias transformaciones, hoy es el sitio donde personas de todo el mundo llegan para recibir clases de español.

En la carrera 79 B # 45D-94, barrio Los Olivos, está la casa donde el 2 de diciembre de 1993, fue asesinado Pablo Escobar, por oficiales del Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional. Este lugar que fue arrendado por Escobar, le sirvió para esconderse del gobierno desde el 18 de noviembre de 1993 hasta el día de su muerte. Desde comienzos de este año está ocupada por la nueva sede de la escuela de español Colombia Immersion. Las habitaciones fueron transformadas en aulas de clase.

 

La casa se mantuvo sellada por la Fiscalía durante 15 años después del asesinato de Escobar, aunque esto no impidió que fuera refugio y botín para indigentes y curiosos. En 2008 pasó a manos de Omar Restrepo, un importador de maquinaria, quien trató de mantener algunos lugares intactos por el valor histórico de los mismos, pero hizo remodelaciones como la adhesión del tercer nivel.

El barrio Los Olivos, es un área residencial, con más presencia de casas que de edificios. Los habitantes de la zona aseguran que siempre fue un sector muy tranquilo y que para la época en que Pablo Escobar vivió allí, nadie en el barrio ni siquiera lo sospechaba. Pero después del operativo en su contra, los días de tranquilidad quedaron en el pasado.
Aquel 2 de diciembre de 1993, cualquier tipo de movilidad o comunicación cerca del área estuvo restringida. Acordonaron toda la zona y cortaron las líneas de teléfono.

Los testigos cuentan que en un intento por escapar al operativo, Escobar saltó al techo de la casa de Doña Ema y Don Manolo. Un vecino del sector, habla de las peripecias de este matrimonio luego de que la muerte de Escobar afectara sus vidas, pues tuvieron que soportar las incomodidades de un techo destruido del cuál caían goteras de agua-sangre cada vez que llovía, pues la reconstrucción del techo tardó meses en llevarse a cabo.

 

Hoy bajo ese techo está la empresa M.A., Gestión Inmobiliaria. La única relación que el terreno guarda con la muerte de Escobar es el orificio de una bala que quedó en la parte baja de la fachada del día del operativo.

Tanto los dueños de la empresa M.A. como la escuela de español evitan mencionar el tema a pesar de la romería de turistas.

Actualmente, la última casa de Pablo Escobar es una escuela de español.

 

Pero a pesar de que han pasado casi tres décadas, la muerte del capo sigue marcando la historia de Los Olivos. En agosto de 2014, Doña Dora, una mujer que ha vivido en el barrio durante toda su vida fue amordazada por hombres disfrazados de técnicos de UNE y EPM, que buscaban una supuesta caleta enterrada por Pablo Escobar. Los hombres que estaban armados le dijeron: “No haga nada, no diga nada, no grite. Venimos por algo que el 'Patrón' dejo aquí”, según relató ella a la prensa.